ESTRÉS AGUDO

El estrés agudo es la forma de estrés más común. Surge de las exigencias y presiones del pasado reciente y las exigencias y presiones anticipadas del futuro cercano. El estrés agudo es emocionante y fascinante en pequeñas dosis, pero cuando es demasiado resulta agotador. Del mismo modo, exagerar con el estrés a corto plazo puede derivar en agonía psicológica, dolores de cabeza tensionales, malestar estomacal y otros síntomas.

Afortunadamente, la mayoría de las personas reconocen los síntomas de estrés agudo. Es una lista de lo que ha ido mal en sus vidas: el accidente automovilístico, la pérdida de un contrato importante, un plazo de entrega que deben cumplir, los problemas ocasionales de su hijo en la escuela, y demás.

Dado que es a corto plazo, el estrés agudo no tiene tiempo suficiente para causar los daños importantes asociados con el estrés a largo plazo. Los síntomas más comunes son:

  • Agonía emocional, una combinación de enojo o irritabilidad, ansiedad y depresión, las tres emociones del estrés.

  • Problemas musculares que incluyen dolores de cabeza tensos, dolor de espalda, dolor en la mandíbula y las tensiones musculares que derivan en desgarro muscular y problemas en tendones y ligamentos.

  • Problemas estomacales e intestinales como acidez, flatulencia, diarrea, estreñimiento y síndrome de intestino irritable.

  • Sobresalto pasajero que deriva en elevación de la presión sanguínea, ritmo cardíaco acelerado, transpiración de las palmas de las manos, palpitaciones, mareos, migrañas, manos o pies fríos, dificultad para respirar, y dolor en el pecho.

  • El estrés agudo puede presentarse en la vida de cualquiera, y es muy tratable y manejable.

Las personas que presentan trastorno por estrés agudo han estado expuestas a un suceso aterrador. Reviven mentalmente el acontecimiento traumático, evitan todo aquello que les haga recordarlo y experimentan un aumento de ansiedad. También presentan tres o más de los siguientes síntomas (denominados síntomas disociativos):

  • Sensación de embotamiento, desapego o pérdida de la capacidad de respuesta emocional
  • Escasa conciencia del entorno (por ejemplo, aturdimiento)
  • Sensación de que las cosas no son reales
  • Incapacidad para recordar una parte importante del acontecimiento traumático

Se desconoce el número de personas con trastorno por estrés agudo. La probabilidad de desarrollar un trastorno por estrés agudo es tanto mayor cuanto más grave es el suceso traumático.

TRATAMIENTO

Una parte importante de las personas que padecen trastorno por estrés agudo se recuperan cuando se les aparta de la situación traumática y se les da apoyo adecuado en forma de comprensión, empatía con su sentimiento de malestar y la oportunidad de describir lo ocurrido así como su reacción personal. Para algunas personas es útil poder describir su experiencia en varias ocasiones.

A veces se administra temporalmente medicamentos para ayudar a las personas a dormir, pero por lo general no se administran otros fármacos (como antidepresivos).

¿Te interesa cuidar de tu salud?

¡Suscríbete ahora! lo mejores contenidos de interés para cuidar de tu salud 

SUSCRÍBETE ¡TOTALMENTE GRATIS!